transitoEl tránsito urbano en el Gran Santo Domingo, congestionado, intransitable, atosigante, desordenado, bullicioso, empeora cada día por el aumento de la demanda de transporte y tránsito vial, agudizando un problema que se traduce cotidianamente en pérdidas económicas millonarias, estresantes demoras, fatales accidentes y generador de contaminación ambiental.

República Dominicana, con un parque vehicular de casi cuatro millones de vehículos, (3,854,038 unidades hasta el año pasado, según la Dirección General de Impuestos Internos) carece de sistemas de control de emisiones generadas en el transporte. La mayoría de los vehículos utilizados en el transporte de pasajeros son autobuses, minibuses, las destartaladas “guaguas voladoras” , el obsoleto “concho”, taxis y el peligroso y mortal “motoconcho”.

 

Los equipos energéticos más utilizados para generar energía mecánica para poner en marcha los vehículos son los motores de combustión interna que utilizan combustibles fósiles para su funcionamiento. Sin embargo, la utilización de estos motores genera la emisión de contaminantes a la atmósfera.Entre las emisiones contaminantes de los vehículos se encuentran el dióxido de carbono (CO2), el monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), hidrocarburos no quemados (HC), compuestos de plomo, anhídrido sulfuroso y partículas sólidas.

El parque vehicular en la República dominicana en los últimos años mantiene un aumento progresivo. En la medida en que ingresan más vehículos al país se agudiza el problema del tránsito, que se torna caótico, insoportable, con el agravante de que miles de unidades que transportan pasajeros no reúnen las condiciones míninaspara circular en calles y avenidas de ciudades del país.

En el caso de las motocicletas, el problema es peor, pues generan accidentes con pérdida de vidas humanas y severos traumatismos. Cientos de estos vehículos no están registrados en la DGII y son utilizados frecuentemente por malhechores para cometer atracos en plena vía pública. También son una de las principales causas de muerte en accidentes de tránsito en nuestro país.

Actualmente, República Dominicana tiene alrededor de dos millones de motocicletas circulando por avenidas, carreteras, calles, caminos vecinales y callejones. La mayor cantidad de estos vehículos circulan en el Gran Santo Domingo.Según el último boletín de la DGII, al 31 de diciembre de 2016, de 3,854,038 unidades, 241,074 son de nuevo ingreso respecto al 2015. De esa cifra, el 54.4% son motocicletas y el 21.2% corresponde a automóviles. La DGII refiere que la mayor parte de los vehículos se encuentra en el Distrito Nacional, el Gran Santo Domingo y Santiago de los Caballeros, con una participación de 25.7%, 16.2% y 8.5%, respectivamente.

Peligro de conducir en RD En los últimos años la República Dominicana ocupa un nefasto lugar como uno de los países donde es peligroso conducir un vehículo de motor. Un estudio del Instituto de Investigación del Transporte de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, basado en datos de la Organización Mundial de la Salud sobre muertes en accidentes de tráfico precisan que el país más peligroso del mundo para manejar es Namibia. Le siguen Tailandia, Irán, Sudán, Suazilandia, Venezuela, Congo, Malaui, República Dominicana e Irak.

Es innegable que la mayoría de conductores de transporte urbano y de vehículos privados la población desconoce los alcances de la nueva ley 63-17 sobre Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial. El interrogantes es: ¿Mejorará el tránsito urbano con la creación del INTRAN, o continuará imperante el desorden y el caos?. Entretanto, en nueva institución fue designada Claudia de los Santos.

Requisitos Miles de propietario de vehículos desconocen los requisitos para solicitar en la DGII la eliminación del registro de un vehículo que fue convertido en chatarra. Para tal efecto, la institución exige depositar los siguientes documentos:

1. Formulario de solicitud de eliminación de vehículos de motor, llenado y firmado; en caso de personas jurídicas debe estar firmado y sellado.
2. Placa original.
3. Matrícula original.
4. Constancia de una publicación certificada y sellada en un periódico de circulación nacional de cada caso (aplica en el caso de pérdida de placa o matrícula).
5. Certificación de Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET) indicando que el vehículo fue desmantelado (aplica solo para vehículos públicos).
6. Documentos de la liquidación de la compañía de seguro (aplica en caso de que el vehículo haya sido liquidado por la aseguradora).
7. Copia del acta de denuncia de accidente de tránsito (aplica para vehículos que no poseen seguro).
8. Poder notariado y legalizado (aplica en caso de ser un apoderado quien realice el trámite).
9. Copia de la Cédula de Identidad y Electoral , de ambos lados, de la persona autorizada (en caso de que la solicitud sea realizada mediante poder o carta de autorización.

banner tanda ext300x250

Actualidad