derrumbeMOCA, ESPAILLAT. Los constantes derrumbes que se originan en una gran franja de la carretera de la sección El Aguacate, del distrito municipal Las Lagunas, de esta localidad, ponen en peligro la vida de unas 50 familias.

Hasta ayer habían colapsado tres casas, propiedad de los señores Bienvenido Pérez, María Santos y Hermógenes Portorreal, éste último ha tenido que abandonar lo poco que queda de su vivienda y duerme donde una hija cuya residencia es alquilada en la misma comunidad.

“Yo vengo de día a la casa para ver qué me dicen la gente de Obras Públicas porque anteriormente vinieron y dijeron que nos iban a dar casas que construyen en las Lagunas”, expresó Portorreal, quien trabaja como vigilante privado en un negocio.

 

Mientras que Carmen Modesta Rodríguez, quien tiene su vivienda en la parte más alta de la carretera y donde se desplomaron las otras tres casas, expresó su temor de que sigan los derrumbes de la carretera y

pase una tragedia.

“No hemos abandonado el lugar porque no tenemos dónde ir yo y dos hijos más con sus familias”, puntualizó Rodríguez.

Precisó que los derrumbes de la carretera se agravaron la semana pasada con la ocurrencia de fuertes lluvias.

Además de las viviendas en peligro en esta comunidad, varios centros educativos podrían resultar afectados.

Para avisar a los conductores que hay problemas de derrumbes en la vía, se han colocado algunos tanques y letreros de Obras Públicas.

En tanto que las autoridades del Ministerio de Obras Públicas se mantienen en la zona construyendo el puente El Cacique, que comunica varias secciones del municipio y que fue derribado en el 2016.

El año pasado, esta provincia fue de las más afectadas por las precipitaciones y en este año también.

Además de las infraestructuras viales, en esta provincia la producción agrícola ha sido muy afectada en los últimos años.

banner tanda ext300x250

Actualidad